miércoles, 9 de enero de 2013

Liam Payne "Mi mejor amigo"


¡Te odio! - grito desesperada – ¡Jamás me has querido! ¡Tan solo he sido una carga para ti! ¡Ojala hubieses muerto tu y no papá!
- ¿Y con quien te vas a ir? No tienes a nadie Mercè – dice ella bajando por las escaleras.
- ¡Es mentira! - grito yo – ¡Tengo a Liam!
- ¿Liam? Es cantante ese de aquel grupo de pacotilla. ¿Cuando hace que no te habla?
- Eso no tiene nada que ver – digo, aunque hace dos meses que no veo a Liam, no hemos parado de hablar. El es mi mejor amigo. Es como el hermano que nunca tuve.
Cojo mis dos maletas donde he guardado todo lo necesario. Hace tiempo que la tenía hecha, porque sabía que llegaría el momento en que ya no podría más.
Salgo de casa, y detrás oigo los estridentes gritos de mi madre. No se ni porque mu tuvo, si en realidad nunca me ha querido.
- Mierda – susurro cuando veo como me empiezo a mojar.
Voy corriendo a una cafetería muy cercana. Nando's. Me encanta ese sitio. Me pido un capuchino, y mientras voy al baño a cambiarme. Suerte que me me ocurrió irme de casa con maletas porque si no ya me veía pidiendo un taxi para que me llevara a la casa de Liam en ropa interior. Si no recuerdo mal, en las revistas me pareció leer que vive con todo su grupo. Bueno al menos podre hacerles una visita. No pretendo quedarme en casa de Liam, pero de seguro que me va a obligar.


Flashback

Estábamos Liam y yo, con mis familiares en el funeral de mi padre. Lo estaban enterrando en ese preciso instante, y yo no podía hacer nada más que llorar en el hombro de Liam. Por aquel momento yo era más alta que él. Yo tenía once años, y el doce, pero aún no había dado el estirón.
Cuando toda la familia empezó a irse, mi madre se acercó a mi, y por primera vez en mi vida me pegó.
- ¡Todo esto es culpa tuya! - me grito, y se fue corriendo de allí.
- Tranquila Mercè – me decía él acariciándome el pelo, mientras los dos estábamos tumbados en la hierba – Te prometo que siempre estaré a tu lado.
- Liam tengo miedo de que algún día tenga que irme de mi casa – le susurré con voz rota.
- Entonces te vendrás a la mía. Y nunca aceptaría un “no” por respuesta.
- Gracias Liam – susurré mientras mi ojos se cerraban – Eres el mejor amigo que he tenido nunca.
Entonces cerré los ojos, y Liam también. Nos quedamos dormidos en el cementerio, y cada vez que lo recordábamos nos reíamos.

Fin del flashback


Me miro en el espejo y sonrío. Estoy bastante bien. Esa camiseta era una de las favoritas de Liam y me la regaló cuando se fue ha hacer su Tour por todo el mundo con el grupo.
Me hago un moño rápido porque mi pelo ha quedado completamente hecho un desastre con la lluvia, y salgo por la puerta, pero algo, o mejor dicho alguien hace que me choque y caiga al suelo.
- Lo siento – me disculpo rápidamente – Es que yo... No te he visto. De verdad lo siento.
- ¿Mercè? - pregunta una voz que me resulta conocida.
- ¿Nicola? - pregunto mientras me levanto. Entonces veo como se le empiezan a cristalizar los ojos, y al segundo me está abrazando.
- Pensábamos que habías muerto – exclama.
- ¿Que había muerto? - digo confusa con una sonrisa.
- Tu madre nos dijo que te mataste después de la muerte de tu padre. Justo cuando Liam empezó con el grupo.
- Nicola cuando éramos pequeñas te dije que nunca hicieras caso de lo que dijera mi madre – digo yo – Me he ido de casa – murmuro.
- ¡Te puedes venir a la nuestra! Liam estará más que feliz al saber que su mejor amiga a vuelto. Por cierto... ¡Cuanto has crecido! Si no me equivoco ahora debes de tener unos... dieciocho, ¿verdad?
- Exacto. Uno más que Liam – digo con una sonrisa.
- ¡Vamos rápido a casa de Liam!
Me sube a un coche amarillo. Creo que es un ferrari. No hablamos en todo el camino, pero ella tiene una sonrisa en la cara durante todo el rato, hasta que aparca el coche.
- Liam vive aquí con sus amigos. Nosotros vivimos a dos calles de aquí. Si necesitas algo dímelo – dice guiñándome un ojo.
Cojo las maletas del maletero del coche y me paseo por el gran camino hasta llegar a la puerta de la casa. Cojo aire y llamo al timbre. Empieza a sonar la sirena de un coche, y hasta que un chico de rizos con los ojos turquesas me abre la puerta con una sonrisa.
- Vaya, vaya... que yo sepa no es mi cumpleaños – dice con una sonrisa pícara.
- ¿Vive aquí Liam? - digo yo ignorando su comentario.
- Si pasa – dice sorprendido. Él se lleva las manos a la boca y grita – ¡Liam un pivon ha venido a verte!   
Sonrío involuntariamente, y en ese momento oigo como bajan las escaleras y veo a mi mejor amigo bajando por las escaleras, el cual cuando me ve, hace como si chocase con una pared y cae el suelo.
- ¿Mercè? - digo incorporándose rápidamente.
- Hola Liam – digo, y en un momento me veo envuelta en sus brazos.
- ¿Tu eres la famosa Mercè? - dice el chico de rizos.
- Supongo que si – digo con una sonrisa tímida.
- Liam no ha parado de hablar de ti, pero por lo que entendí estabas muerta...
- Hazza porque no te vas – murmura Liam entre dientes.
- Ya voy – dice él – Por cierto, me llamo Harry guapa.
Entonces mueve sus rizos con un movimiento de cabeza y entra por la puerta, que creo que es la cocina. Vuelvo a mirar a Liam que vuelve a abrazarme.
- Creí que habías muerto – susurra en mi oído.
- Mi madre os mintió a todos – digo estrechándolo más a mi – Te he echado mucho de menos Liam – susurro – ¿Como te ha ido el Tour? Por esa cara creo que tienes a alguien – digo con una sonrisa.
- Bueno, tengo una amiga – dice haciendo comillas en el aire – Se llama Danielle.
- ¿Peazer? - pregunto.
- ¡Si! - grita con una sonrisa – ¿Las revistas?
- El periódico – digo yo.
- No es por parecer borde pero, ¿que haces aquí? - dice aún riendo.
- Me he ido de casa – susurro algo triste.
- ¿Te acuerdas de lo que te dije aquella vez en el cementerio?
- Claro que me acuerdo. Como olvidar algo así – digo escondiendo mi cara en su pecho.
- Entonces decidido, ¿verdad?
- ¿El que? - pregunto confusa.
- Que te quedar en nuestra casa – dice él.
- No – digo negándome – Eso si que no. Tu vives aquí con tus amigos y yo no quiero acoplarme. Me iré a algún hotel o algo. Solo he venido a saludarte.
- Ni hablar. ¡Chicos! - dice con la mano en la boca.
Entonces se oyen unos ruidos, como si de jugadores de ruby se tratara, y bajan tres chicos del piso de arriba. Uno moreno lleva una hamburguesa en la mano y otro castaño con ojos azules que lleva un batido. Los persigue un chico rubio con cara de muy enfadado. Entonces se paran cuando me ven y Harry sale de la cocina.
- Chicos, ¿que os parece que se quede esta chica, que en modestia, es mi mejor amiga, se quede aquí a vivir?
- Yo des de que le abrí la puerta tiene mi tic de aprobación – dice Harry.
- ¿Zayn? - pregunta Liam al que lleva la hamburguesa en la mano.
- A mi me parece perfecto. Mientras no acapare los espejos.
- ¿Lou?
- ¿Te gustan las zanahorias? - me pregunta acercándose a mi.
- Claro, están buenísimas.
- Entonces me parece bien – dice con una sonrisa.
- ¿Nialler?
- Mientras no se coma toda la comida – dice riendo.
- ¡Genial! Decidido. Te quedas a vivir aquí.
- Pero Liam, eso no es tan fácil... - empiezo pero al ver su mirada se que no voy a poder hacer nada – Está bien – digo con una sonrisa.
- ¡Bien! - dice levantando los brazos.
Entonces me abraza y vuelvo a sentirme protegida después de dos años sin verle.
- ¿No me dejaras nunca verdad? - pregunto asustada por su respuesta.
- Nunca – dice él con una sonrisa.

________________________

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Mercè!!!!!!!!!!!! ESTE CAPITULO VA POR TI!!! jajaja
Gracias chicas por todo vuestro apoyo <3 <3 

Besos!!
MarinaXX

3 comentarios:

  1. Ohh que bonito!! XO, que final más perfecto, me ha encantadoo, sigue así de verdad, eres muy buena xD
    One Kiss!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Tu eres una muy buena fan! xD

      Besos!!

      Eliminar